miércoles, 22 de febrero de 2017

MODUS VIVENDI


Yo vivo
como quien busca un galeón hundido en alta mar,
día tras día,
sin brújula y sin norte,
con un viejo mapa desgarrado como única certeza,
que reproduce a escala el último fraude
y la atroz belleza del primer fracaso.
Yo escribo
concelebrando la inicua naturaleza de lo inane,
sin fe y sin liturgia,
cuando todo es silencio alrededor
y nada significa alinear las palabras:
la única ascesis a mi alcance,
a falta de algún viaje a ningún sitio
o de un apasionado amor,
que olvidaré enseguida, como siempre,
porque no se parece a Pío Baroja
ni a don César de Echagüe.

Clotilde Tambroni (seudónimo). Del libro inédito La noche de las Águedas.

Foto: P. Salaun
 
Nota de Gatopardo: Desde hace siglos, el 5 de febrero, el día de Santa Águeda,  las mujeres de media España salían solas, en actitud desvergonzada, sin miedo, tomaban calles, plazas y ocupaban espacios de poder, como en Zamarramala. Por extensión se considera que las águedas son las brujas, mujeres perversas que no acatan lo establecido.

http://gatopardo.blogia.com/

Foto portada: Cartier-Bresson

No hay comentarios:

Publicar un comentario